edphis-my walk in beauty

la belleza se encuentra en el camino


Deja un comentario

Cuando los pobres sueñan con los ricos

La pregunta real es:

¿Que pasará cuando los Ricos no necesitarán a los Pobres?
El avance de la tecnología hará seguramente un día que desaparezcan miles puestos de trabajo y que un solo trabajador tendrá el trabajo de unos cuantos. Y llegaremos mas lejos, tendremos un escenario en lo cual será una maquina (entender robot con inteligencia artificial) que mandará a otras maquinas, basándose en algoritmos que prevean las incidencias mas frecuentes. Ese día no es tan lejos. Si las maquinas integrarán mas software que permitirán mas opciones y mas recursos “cognitivos”, el trabajo como lo conocemos será una huella histórica.
El mundo financiero quedará cada vez mas reducido, solo la gente que sabrá crecer su dinero y estar rodeada de partenarios del mismo índole. Nuestras relaciones humanas cambiarán para siempre. Este sistema financiero-comercial reducirá a todas/todas al rango de mercancías negociables y rentables. Efectivamente, si habrá mas gente y menos puestos de trabajo, habrá que encontrar medios de regularización y descompensación deficitaria, surgirán también los rasgos menos bonitos de la humanidad.
Si la gente rica no necesitará gente pobre porque las maquinas serían las esclavas de todos sus deseos  (entender perfectas), pero el sentimiento de poder y de superioridad quizás no se satisfarán con aquello. Un planeta Tierra solamente para la gente rica, muy rica, ese mundo existirá. Quizás sería el famoso paraíso tanto soñado mientras que los peores defectos humanos estarían al menú del día como calidades de lo más normal. Seria un mundo sin recursos finitos, gente con mente expuesta y enfocada hacia ganar más. Una gigantesca mesa de póquer o de black jack. Prohibida la entrada a todo pobre de cualquier raza que sea.
Ese mundo perfecto solo sería la utopía al igual el mundo ideal de tantas filosofías y religiones, un mundo sin hambre, casi sin guerras, sin dinero a donar, sin pobres…
La crisis no ha puesto a todos en mas de un aprieto no solo material pero también intelectual, moral y espiritual. En tiempos de crisis resurgen todo aquello que en tiempos de bonanza bufamos y tachamos de ridículo y de arcaico. Pero la pregunta ha salido, que harán los Pobres el día que los Ricos no les necesitarán para vivir mejor. ¿Habrá economías micro y macro, habrá universidades publicas, habrá seguridad social, derechos humanos? ¿Habrá Dios, o una religión o un consuelo terapéutico contra la injusticia, la codicia?
Nuestra sociedad reposa en esta creencia que no todos pueden ser ricos si no lo desean tan fuerte como ellos. Entonces si no pueden ser ricos, han de poneros a su servicio. Pero eso supone perder nuestros gustos de libertad y de independencia propias. El sistema en cual vivimos nos obliga siempre a albergar bajo el padrinaje de un otro con más recursos económicos que nosotros. Eso resfuerza que los pobres son incapaces de pensar por ellos mismos y envidiar la altura económica de ellos. De las consecuencias de tal  trato, surgen quejicas, mentirosos y engañadores, por fin, ambiciosos, y más odiable los que pueden pisar otros para imitar el modo de vida de los ricos.
Un verdadero rico está fuera de alcance por tener tres características que pocos pueden tener como ser heredero de una grande fortuna, tener una cultura de fluidez del dinero y saber trabajar y hacer trabajar el dinero de los demás con el cumul del suyo proprio.
De momento, esa pesadilla de pregunta no puede ser respondida tan sencillamente, así os dejo leer lo que he “pillado” navegando:
Un debate de otro sitio allá en el año 2008
Una respuesta interesante allá en el año 2005